Si el Tahuichi hablara…

Anecdotario del fútbol cruceño.

Anuncios

Romero: SU DESPEDIDA EN MEDIO DEL FERVOR DE LAS ELIMINATORIAS DEL ‘93

IMG_8275

SI EL TAHUICHI HABLARA… recordaría que Erwin Romero “El Maestro”, se despidió de las canchas dos décadas después de haber debutado en Destroyers. Fue el 5 de septiembre de 1993, cuando descendió desde un helicóptero al círculo central del campo de juego.

Era un partido amistoso entre la selección boliviana que disputaba las eliminatorias y amigos de “Chichi”. Terminó 1 – 1, pero eso careció de importancia, pues lo central era que uno de los mejores jugadores de la historia del país dejaba de jugar. Tenía 36 años y en el último torneo que había disputado, vistiendo la roja de Wilstermann, había sido acusado de una supuesta agresión por “pechear” a un árbitro.

Aquel día la selección boliviana estuvo conformada en su mayoría por los que no eran titulares frecuentemente. Había ganado los cinco primeros partIMG_8272idos y el domingo anterior había caído goleada ante Brasil por 6 – 0, pero la moral estaba intacta pues le bastaba conseguir un empate en sus próximos dos encuentros para estar matemáticamente en el Mundial. Debía visitar ante Uruguay una semana después (perdió 2 -1 por un penal inexistente) y luego a Ecuador donde conseguiría el boleto a Estados Unidos.

Aquella tarde compartió con sus amigos del fútbol, aquellos con quienes empezó, con sus contemporáneos, pero también con aquellos que lo tenían como ídolo, como Marco Etcheverry y muchos de los jóvenes que se jugaban un boleto mundialista, y también con el público que había admirado su habilidad y gritado sus goles.

En medio de esa algarabía, aquel fin de semana de descanso en la eliminatoria para la selección nacional, Romero dijo chau a los canchas; colgó los botines pero la calidad se quedó en sus pies. Y con sutil derechazo, el rótulo de “Maestro” que cargaba en sus espaldas, lo colgó en un ángulo en el Tahuichi, para siempre.

Con Sucesos del Deporte: 50 AÑOS RELATANDO FÚTBOL

En una anterior entrevDSC04844ista, don Bernardo Silva nos comentó que muchos años de que naciera Sucesos del Deporte, de manera
“accidental” relató su primer partido de fútbol, un amistoso entre la selección boliviana y Blooming.

“Desde 1965 relato fútbol, ya son 50 años”, comenta don Bernardo, que cuenta también 59 años como radialista.

Luego de aquel debut forzado, ese año ’65 empezó a relatar fútbol en la radio Amboró, y también dio vida al programa Sucesos del Deporte.

“Mi primer partido ‘oficial’ fue un campeonato cuadrangular entre Blooming, Oriente, La Bélgica y Destroyers. Ya me había preparado bien para hacerlo. Ya era un locutor con experiencia, y entonces pasé a ser relator. Y tiene que ser así, no cualquiera relata fútbol, porque hay que soltar la lengua. Eso lo aprendí en los cursos que hice, pero sobre todo en la experiencia”, asevera.

Más de medio siglo avalan su palabra.

La Máquina Vieja: LAS GOLEADAS HISTÓRICAS DE DESTROYERS EN LA LIGA

SI EL TAHUICHI HABLARA… nos DSC_0037recordaría que Destroyers, ahora en la Asociación Cruceña de Fútbol, en sus comienzos ligueros en 1985 daba pelea en los primeros puestos del torneo liguero y hasta sacaba claras ventajas contra sus rivales. Por ejemplo, el 20 de noviembre de 1985, en Santa Cruz goleó 5 – 0 a The Strongest. En ese entonces contaba en sus filas con Carlos Leonel TruccoJosé Omar BeccéricaCarlos AragonésMiguel AguilarFederico Justiniano entre otros.

En abril de 1988, ya con el “Trío de Oro”  Erwin “Platiní” Sánchez FrekingMarco Antonio Etcheverry y Mauricio “Tapera” Ramos, golearon 5 – 1 a Real Santa Cruz. (En la foto se ve a Darío Rojas recibiendo un gol de tiro libre de “El Diablo”).

De esa época también data un 4 – 1 sobre Blooming.

Luego de idas y venidas entre Liga y Asociación, los “Cuchuquis” también consiguieron goleadas como el 4 – 0 a La Paz Fútbol Club y el 6 – 0 a Unión Central, ambas en 2005; y un 6-0, pero a La Paz Fútbol Club en 2006.

Partidazo en 1992: TRIPLETE DE ÁLVARO PEÑA Y LA PRIMERA OLA

11755149_1623961507846345_4134577472710687637_n

SI EL TAHUICHI HABLARA… nos narraría el partido entre Blooming y San José jugado en diciembre de 1992. Partidazo. Empezó con un espectacular gol de bolea de Álvaro Peña que se mostraba ante el nuevo D.T.
de la selección boliviana, Xavier Azkargorta, que estaba en la tribuna. El partido llegó a ponerse 3 – 1, pero Blooming, que contaba con los ‘Tahuichis’ Juan Manuel Peña, Juan Carlos Chávez, Juan Berthy Suárez y Jaime Moreno, logró volcarlo y vencer 4 -3. El estadio estaba repleto, con unas 22 mil personas que era la capacidad entonces, dado que las tribunas de curva tenían menos de la mitad de su altura actual.

La curva sur, que era conocida como “la curva de Real Santa Cruz”, y que actualmente es la “curva de Blooming”, ya se había levantado a la altura de la general en un 25% de su anchura.

Era en esa parte recién construida donde se apostaba la hinchada de Blooming, que empezó a hacer la ola luego del tanto de la victoria celeste. Los primeros intentos abarcaban unas cuantas personas y se iba sumando cada vez más gente, hasta que llegó a la general. Sin embargo allí se cortaba debido a que esa tribuna la copaba la hinchada de San José. Luego de varios intentos y silbatina del resto del estadio, la ola empezó en la barra de Blooming, se saltó la hinchada de San José, pero continuó en la parte que une la general con la curva norte (actualmente “curva de Oriente”) y así siguió hasta dar la vuelta completa.

El partido lo ameritaba y la fiesta se trasladó a las tribunas. Los programas deportivos reflejaron que esa era la primera vez que se hacía la “ola mexicana” en Santa Cruz.

Bernardo Silva: “MI PRIMER RELATO DE FÚTBOL FUE ACCIDENTAL”

DSC04837

SI EL TAHUICHI HABLARA… recordaría el primer partido que fue relatado por Bernardo Silva. “¿Cómo empecé a relatar fútbol?, la primera vez fue un accidente. Trabajaba en la radio Grigotá y la selección de Bolivia, que se preparaba para un torneo internacional, venía a jugar un amistoso con Blooming”. Bernardo Silva era locutor de radio desde los años ’50 del siglo pasado, y hacía la voz comercial durante los partidosde fútbol. Corría el año 1959 (según calcula, aunque no está seguro) cuando el dueño de la radio Grigotá le pidió que relatara ese partido, porque el ex futbolista peruano de nombre Raúl, que era el relator eventual, y también comerciante, no había llegado de Brasil. 

“Le dije ‘no yo soy locutor’. También había un locutor paceño que me dijo ‘yo lo voy a relatar’ y yo le dije que le haría la voz comercial”, comenta Silva y mientras vuelve a revivir ese momento al borde de la cancha del estadio Tahuichi, sus palabras empiezan a salir con tono de preocupación, sorpresa y risa: “Empieza la transmisión y él (el locutor paceño) saluda a la audiencia y hace toda la introducción, los equipos ya estaban en la cancha, cuando lo escucho decir: ‘a continuación los dejo con el relato de mi colega Bernardo Silva’. Yo me dije ‘¿que está haciendo ese tipo?’, pero bueno me las aguanté porque estaba al aire”.


Don Bernardo no tenía las alineaciones de los equipos, aunque conocía a la mayoría pues siempre le gustó el fútbol, así que empezó a relatar, aunque a ratos inventando o adivinando algunas cosas pues no se relataba desde una cabina en la tribuna, sino desde el costado de la cancha. Es más, la transmisión en esa época se hacía por teléfono. Esa fue su primera experiencia.
“Lo relaté puej, pero mal. Yo sabía que lo había hecho mal, porque nombraba a algunos jugadores por el número de la camiseta… aguanté todo el partido, pero de ahí nunca más, hasta 1965, cuando me preparé bien para relatar fútbol. Y ya son 50 años”.
Una vida.

Chichi Romero: DOS GOLES DE TIRO LIBRE “CALCADOS”

IMG_825110665721_680449218698449_542446438296330685_n

SI EL TAHUICHI HABLARA… nos contaría un suceso inédito, quizás, en la historia del fútbol. El 14 de agosto, durante la final de la Super Copa de Europa entre Barcelona y Sevilla, Lionel Messi marcó dos goles de tiro libre, uno en cada tiempo. Algo raro pero que se ha dado en varias ocasiones. Sin embargo, lo sucedido en el estadio Tahuichi en 1985 entre Real Santa Cruz y Bolívar, es un caso inédito, quizás, en el fútbol mundial.

“Fue un tiro libre al borde del área grande. Yo pateé con comba y se fue al ángulo superior del palo del arquero de Bolívar, Eusebio Acazuso, que era de la selección peruana. El árbitro Jorque Antequera, al que yo considero uno de los mejores de la historia del país, me lo anuló”. El que habla es Erwin ‘Chichi’ Romero, más conocido como el ‘Maestro’, rememorando la final del torneo de la Liga frente a la Academia paceña.

¿Por qué le anularon el gol?, el profesor Antequera recuerda que la barrera estaba lista, el arquero también, la pelota ya estaba en su sitio, pero antes de que él pite, Romero pateó e hizo el gol. “Me le acerqué y le dije: Chichi, me vas a hacer matar, me estás fregando el partido”,
Romero continúa rememorando: “El estadio estaba que hervía, era una final, y que le anulen un gol al local… ‘¡el pito, no ha sonado el pito!’, siguió explicándome el profe y luego me dijo: Vas a tener que patear de nuevo”.

Se armó un revuelo entre los jugadores y el árbitro, pero la decisión ya estaba tomada y el tanto no fue convalidado.
“Tomé la pelota de nuevo, la coloqué, miré por encima de la barrera para hacerle creer al aquero que la iba a tirar por ahí, pero pateé de nuevo a su palo y otra vez se entró al ángulo, como si fuera un replay (repetición) del anterior”, relata ‘Chichi’, en una pausa durante su trabajo como director de Deportes del Municipio.

Real Santa Cruz venció 3 – 1 ese partido, que era el de vuelta ya que en La Paz había quedado 6 – 0. La definición, como muchas entre equipos cruceños y paceños, se jugó en Cochabamba.
“Teníamos un equipo muy bonito, Real era se caracterizaba por tener jugadores criollos, pero ese año contrató refuerzos extranjeros como los argentinos Ludueña, Lezcano, Armengot y el brasilero Farías. Merecíamos salir campeones y más todavía cuando en Cochabamba nos anularon un gol totalmente legítimo”. Juan Ernesto Lezcano cabeceó una pelota que el arquero había soltado, pero el árbitro cobró falta por una supuesta carga al guardameta. “Nos pusieron un árbitro paceño, que era hincha de Bolívar y anuló el gol siendo que no había por dónde anularlo”, comenta y luego opina que los penales, siempre deciden los partidos para cualquiera. Aquella vez, fue para Bolívar.

Muchos partidos, jugadas, goles, testimonian la calidad de jugador que era Romero y solo para graficarla, aquel gol (aquellos goles) de tiro libre a Bolívar, son ideales. No es fácil marcar un gol de tiro libre y mucho menos marcar dos en el mismo partido. “El chileno Aravena, al que le decían ‘El Torpedo’, nos hizo dos goles de tiro libre con Universidad Católica en La Paz, cuando yo jugaba en Bolívar, aunque ganamos 3 -2, pero dos goles de tiro libre seguidos creo que no se ha visto nunca”, dice Romero.

Y sí, primero que es difícil que anulen un gol de tiro libre, por cualquier circunstancia, y después es difícil volverlo a marcar, y muchísimo más, hacerlo “calcado” del primer tiro. Romero lo hizo, no por nada le decían ‘El Maestro’.